Columnas

¿Fuerzas regionales?

Si queremos construir un Estado moderno tenemos que reconocer que su destino es una administración pública más eficaz y eficiente. Los centralistas creen que la soberanía del Gobierno nacional se pierde si se entrega parte del manejo del Estado a los territorios.

Es importante que el Gobierno elabore políticas públicas para manejar el Estado. Es la herramienta más poderosa creada para conducir la sociedad y articular programas y proyectos que perfeccionen el manejo de la salud, educación, infraestructura, economía y bienestar.

Es responsabilidad de las universidades crear conciencia colectiva que perfeccione los procesos de administración pública.

Se requiere disciplina académica y un riguroso análisis de la evolución de las políticas públicas en otras partes del mundo con el objetivo de conocer los orígenes, las tipologías de los ciclos y nuestro reto futuro de perfeccionar los procesos propios.

Las políticas públicas están conectadas con los gobiernos y el poder político que le sirve de base. Hay un esfuerzo electoral necesario de los diferentes movimientos y partidos políticos que luchan por adquirir el manejo del Estado. Todo el conjunto de normas, sentencias, experiencias y conocimientos que configuran el régimen político es un gran tesoro que se debe fortalecer y salvaguardar.

En este sentido tenemos que diseñar las políticas públicas necesarias para construir nuestro Estado Regional si queremos lograr una estabilidad institucional y tener el liderazgo político para tomar decisiones propias.

Es necesario, incluso, manejar la presidencia de la República con gente del Caribe y otras regiones para derrumbar la visión centralista del país.

Cada país tiene su idiosincrasia, su historia y seguramente la experiencia de alguno se podrá estudiar, pero no calcarla.

Colombia y sus regiones tienen que adaptarse a la globalización mundial.  La democracia que tanto defendemos obliga a rendir cuentas al pueblo que ha escogido a sus gobernantes, pero apenas llegan al poder mantienen los privilegios y facultades del centralismo.

Si queremos construir un Estado moderno tenemos que reconocer que su destino es una administración pública más eficaz y eficiente. Los centralistas creen que la soberanía del Gobierno nacional se pierde si se entrega parte del manejo del Estado a los territorios.

Ese concepto errado nos ha llevado a la concentración de poder en el centro y a fortalecer el centralismo. Tenemos que avanzar en un proceso de descentralización mucho más eficaz.

No se puede argumentar que el Caribe no ha señalado un camino y que no ha luchado por modificar el Estado. Es evidente que nuestra región ha participado en la Constituyente y ha creado la Ley de Regiones para construir un proceso que cambie de una vez por todas el centralismo, pero este ha sido más poderoso.

Seguimos en un Estado centralista fortalecido que afianza las inequidades y las fuerzas regionales no han tenido oportunidad de autogobernarse.

Comparte:

Más actualidad

LAS ESTRATEGIAS DE VERANO Y VARELA

Las campañas electorales, desde luego, pueden usar armas para posicionar un candidato y debilitar a su rival directo. Pero también hay límites que no deberían

Completa este test y sabrás cual es el candidato que le conviene al departamento